Enseñar a un niño es uno de los trabajos más importantes y gratificantes que se pueden realizar.

Así, el trabajo de los educadores resulta imprescindible no solo en el cuidado del niño sino en las siguientes etapas de su vida, tanto a nivel escolar como personal.

Con el curso de Auxiliar de Educación Infantil se pretende dar a conocer las necesidades del niño en cada etapa, para saber cómo ayudarle, favoreciendo su desarrollo físico y personal, desarrollar y evaluar las actividades destinadas al desarrollo de los hábitos de autonomía y a la atención de las necesidades básicas, planificar las actividades diarias y la organización de actos puntuales en un centro Educación Infantil, utilizar distintos recursos para favorecer el desarrollo del niño en cuanto al desarrollo psicomotor, lenguaje, expresión plástica, conocer las principales enfermedades que puede presentar un niño y ser capaz de prevenir accidentes y aplicar primeros auxilios, facilitar la orientación y ayuda a la familia para la resolución de los problemas que puede presentar el niño en su evolución.