Todas juntas.
Red Acoge

 

La violencia de género, y cualquier tipo de violencia contra la mujer, es estructural y proviene del sistema patriarcal en el que vivimos donde la discriminación y la desigualdad son factores claves para que exista. Mujeres de cualquier condición son susceptibles de ser víctimas de esta violencia generalizada, sin embargo algunas mujeres se encuentran en una situación de mayor vulnerabilidad. Las mujeres inmigrantes (documentadas y no documentas) y refugiadas son ejemplos de estas situaciones.

Las mujeres inmigrantes se enfrentan no sólo a una discriminación estructural por ser mujer, sino que además tienen que hacer frente a discriminaciones de otro tipo por clase, etnia o cultura – también estructurales en España- que las coloca en una posición de indefensión a la hora de denunciar, a la hora de rehacer  sus vidas y, en definitiva, a la hora de ejercer sus derechos.

Muchas entidades de la sociedad civil en España están trabajando activamente por la igualdad y la erradicación de la violencia a través de proyectos de sensibilización, visibilización, prevención y denuncia de la violencia machista y la discriminación hacia las mujeres. La realidad muestra que los servicios públicos que existen no son suficientes y que muchas mujeres no se atreven a dar pasos definitivos, como la interposición de una denuncia, por falta de apoyo y red social. En ese sentido las redes comunitarias aportan más pues ofrecen acompañamiento en momentos críticos a las mujeres migrantes solas o con escasa red social inmersas en procesos de violencia.

Es necesario que la condición de inmigrantes no prime sobre la condición de víctima y que pueda disfrutar de todos los derechos que tiene sin sentir miedo a ser expulsada, criminalizada o encerrada. La sociedad actual es diversa y es necesario reconocer los múltiples aspectos de identidad que enriquecen nuestras vidas y experiencias y que componen y complican las opresiones y marginaciones. Es necesario, en definitiva, crear políticas públicas adaptadas a la diversidad en un plano de igualdad.

#NiUnaMenos

 

Desde Córdoba Acoge queremos hacer nuestra particular aportación haciendo hincapié en la visibilización del colectivo de mujeres inmigrantes que representan casi la mitad de la población inmigrante en nuestro País. Creemos que el proyecto migratorio de estas mujeres y el grado en que dicho proyecto se encuentra mediatizado o influido, es por variables procedentes de su condición como mujer.

Nos parece muy importante que el análisis y estudio de esta realidad se marque como objetivos, conocer cuál es el cambio que la migración femenina propicia en las relaciones de género.Por lo que observamos, no necesariamente este cambio está siendo positivo. En este momento, existen claros ejemplos negativos, como son el trasvase de la desigualdad entre mujeres, o la incidencia de la violencia de género, en todas sus manifestaciones en la mujer inmigrante, especialmente en lo que se refiere a la trata y explotación sexual.

Según datos recogidos en el año 2016 el 46% de las víctimas mortales por violencia machista fueron mujeres extranjeras y casi una de cada tres denuncias por violencia de género la presentó una mujer extranjera.

Ante esto lo que la realidad nos demuestra es que la situación de estas mujeres presenta dificultades específicas y situaciones de especial vulnerabilidad, fruto de la desigualdad y discriminación de género que las deben situar como prioridad en Programas y Acciones específicas de intervención.