Un mes después de la muerte de 950 per­sonas en el Medite­rráneo, los líderes europeos no sólo han decidido triplicar hasta nueve millones de euros el presupuesto de las operaciones Tritón y Poseidón –los planes de vigilancia, y no de rescate, coordinados por la UE en las costas de Italia y Grecia–, sino que han acordado lanzar a finales de junio una misión militar  en las costas de Libia para combatir a las bandas que practican el tráfico ilegal de inmigrantes.

Para más información, pincha aquí.

 

SIN PRISAS